Las Caries:

La carie dental es la infección de los tejidos de los dientes causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. Este deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, es decir influye lo que comemos, la forma cómo cuidamos nuestros dientes (nuestros hábitos de higiene), la presencia de flúor en el agua y la pasta de dientes que utilizamos. La herencia también juega un papel importante en la susceptibilidad de sus dientes a las caries.

Tipos de caries

Caries de corona: Son las más comunes, se presentan tanto en niños como en adultos, y generalmente sobre las superficies de masticación o entre los dientes.
 
Caries radicular: a medida que avanzamos en edad, las encías se retraen, dejando expuestas partes de la raíz del diente. Como las raíces no están recubiertas por esmalte, estas zonas expuestas pueden afectarse fácilmente.
 
Caries recidivantes: se pueden formar alrededor de las obturaciones y coronas existentes. Sucede debido a que dichas zonas tienen tendencia a acumular placa, lo cual finalmente produce la formación de caries.
 
Las caries pueden ser graves ya que si no se tratan, pueden destruir el diente y matar los delicados nervios de su interior, lo cual puede provocar un absceso (una infección en el extremo de la raíz). Una vez formado un absceso, el único tratamiento posible es la endodoncia (también llamada tratamiento del conducto radicular), una cirugía o la extracción del diente.
¿Cómo sé si tengo una caries? Muchas veces sólo su dentista puede determinar con seguridad si tiene una caries. Esto se debe a que las caries se desarrollan debajo de la superficie del diente, donde no puede verlas. Cuando ingiere alimentos que contienen carbohidratos (azúcares y almidones), las bacterias de la placa los consumen y producen ácidos que destruyen el diente. Con el tiempo, el esmalte dental comienza a desmineralizarse y así se forma una caries.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir las caries?

  1. Cepíllese los dientes por lo menos cuatro veces al día, utilice hilo dental y enjuague bucal diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía.
  2. Sométase a revisiones dentales periódicas (cada 6 mees) La atención preventiva ayuda a evitar que ocurran problemas y que los problemas menores se conviertan en mayores.
  3. Lleve una dieta equilibrada restringida en alimentos con almidones o azúcares.
  4. Cuando ingiera estos alimentos, intente hacerlo junto a una comida y no entre comidas para minimizar así la cantidad de veces que expone sus dientes al ácido que producen las bacterias.
  5. Utilice productos dentales que contengan flúor, incluida la pasta de dientes.
  6. Profilaxis o limpieza

Es un proceso mediante el cual el dentista o higienista dental limpiará sus dientes y encías. La realización de la limpieza dental de forma periódica será la mejor manera de eliminar la placa bacteriana y el sarro supragingival para así prevenir la caries y la enfermedad periodontal. Dependiendo de la calidad dental, de la higiene bucodental y de nuestra dieta deberemos hacernos una limpieza más o menos a menudo, pero por norma general se deben aplicar cada 6 o 12 meses. La limpieza dental tiene como principal objetivo la eliminación del sarro que se acumula en los dientes y que no es posible quitar con las técnicas higiénicas que el paciente se aplica en casa.

Carie Corona